Ir al contenido principal

Bici y Barro 2

A ver... por donde iba... bueno antes una mini anécdota que ocurrió ayer por la mañana ... resulta que en uno de los pisos vecinos que tenemos aquí al lado estaban de bronca, pero de bronca padre, metiendo unos chillidos y berridos que daban miedo, incluso la donna se puso a llorar y a correr (yo ya me la veía tirándose por el balcón o algo), mientras que A. y yo perplejos pensando... qué hacemos? llamamos a la poli o que? con lo mal que hablamos italiano a ver cómo se lo explicamos pa que lo entiendan bien y no vengan a detenernos a nosotros en vez de a ellos XDDD
Volviendo a la historia del sábado... creo q iba contando cuando conocí a Olga, la mujer de John, compañero de A., y nacionalidad rusa. Tuve la oportunidad de hablar con ella un ratito y me contó muchas cosas de su vida, todo empezó por la pregunta inocente que le hice de cómo había conocido a John, que es de UK siendo ella de Rusia y acto seguido vino una narración de lo más completa e interesante, casi me entraron ganas de tomar notas pa escribir un libro. En fin, que me cayó muy bien pero es una pena q viva tan lejos y no tenga medio de transporte propio (una movida aparte es pq no conduce). En fin el tiempo de la comida y justo después de la comida pasé un poco de seguir recogiendo piedras, pero cuando subimos a llevarles tazas de té ya me estaba remordiendo un poco la conciencia y volvimos al tajo. Así estuvimos hasta cerca de las 17h, cuando el Sol ya empezaba a bajar en el horizonte y teníamos que regresar en bici. La bajada era bastante pronunciada (creo que ya mencioné la inclinación de la muerte a la subida) así que estábamos casi todo el rato sin poder soltar freno, con lo que las manos se te agarrotan un poco cuando llevas un rato así, encima algunas curvas eran tan cerradas cual horquillas de pelo (y no exagero) con lo que tenías que frenar aún más para no salirte de tu carril e invadir el del sentido contrario... en fin todo esto aderezado con los coches pasándote cerca, una maravilla de ruta vamos. Encima creo que un tipejo, con apariencia de Bud Spencer, que andaba en uno de los tramos creo que me dijo algo que todavía no he alcanzado a comprender... al pasar al lado escuché "Buona" y no sé si es q quería darnos la buona sera pero se quedó en la primera palabra o quería decirme otra cosa... Ya de vuelta en Lugano nos quedaba la cuesta de la semi-muerte para llegar a casa, que comparado con todo lo anterior ahora me parece de risa, pero antes de llegar a dicha cuesta pasabamos por un tunel bastante peligroso por la acera empujando las bicis cuando se escucha un megáfono de unos de una flagoneta que nos dicen algo, yo sólo comprendí algunas partes del mensaje ".... aire.... bicicleta", quise pensar que nos habían dicho algo alentador así que les devolví un saludo y una sonrisa (igual se estaban cachondeando de nosotros y encima yo les saludo XDD). Bueno pues así terminó la jornada del sábado, en casa nos duchamos, cenita, masaje en la espalda-piernas y a momí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…

El precio de la integración

Hoy me toca desahogarme otra vez... sí soy una persona habladora y me paso muchos días en el trabajo con voto de silencio porque no tengo gente con la que hablar. Como dice mi hermana mayor existe una diferencia cultural entre Suiza y España muy grande en cuanto a comunicación. En Suiza la gente, para mí, habla demasiado poco y en España la gente simplemente habla demasiado jajaja. Así que vengo de un sitio donde estaba acostumbrada a compartir cosas del día a día con compañeros de trabajo y a un nivel de conversación que ahora aquí no puedo llevar. Y cuando me relajo y sale mi comportamiento natural, me han mirado raro....


Entonces me pregunto, ¿tengo que renunciar a mi forma de ser, a mi naturaleza que me impulsa a actuar como siempre he hecho y que aquí no es comprendida (a veces hasta mal vista) sólo para poder sentirme más integrada? ¿Tengo que intentar ser más como ellos, con su carácter diferente al mío, para que me acepten en su sociedad? Por supuesto uno tiene que seguir las…