Ir al contenido principal

Entradas

Aterrizando

Todos los que han estado fuera de su país y han vuelto después de varios o muchos años dicen lo mismo, que al principio se pasa mal. Y están en lo cierto. Sentirte como un alien en tu propia tierra, te hace paradójicamente sentirte más unido a extranjeros o gente que no encaja en el patrón de lo cotidiano y habitual. Desde el punto de vista psicológico, es duro también darte cuenta de que no puedes volver a todo lo que dejaste cuando te fuiste. Yo ya lo sabía pero aún así la sensación de soledad es abrumadora. Toca construir nueva red social, nuevas rutinas y aprender las nuevas normas de la ciudad, que no es la misma que dejaste sino otra. Cada día redescubro un rincón nuevo, veo como una espectadora a las personas que pasan por la calle y siempre está esa línea invisible que separa el "yo" de "ellos". Escucho voces, acentos, historias que no he vivido... a veces veo reflejos del pasado que intentan anclarme un poco a este nuevo presente. Me siento rara, como esa…
Entradas recientes

Las tres primeras fases de la vuelta

El proceso de la vuelta requiere muchos desafíos a nivel psicológico y ahora que lo estoy viviendo en primera persona, me gustaría compartir con vosotros algunas de las fases que estoy descubriendo. 
La primera fase es la euforia. Después de digerir un poco la noticia y seguir sin creértelo, se siente como una especie de subidón de energía. El haber conseguido algo después de tanto esfuerzo nos produce esa alegría o satisfacción personal. Esta euforia también puede provocar un poco de vértigo.
La segunda fase ha sido la negación. Hay personas q sienten esta fase más tarde, pero en mi caso incluso antes de regresar he podido sentir durante algunas semanas un sentimiento casi de rechazo a la vuelta. ¿Voy a encajar de verdad en esa nueva realidad? El sentimiento de no pertenecer, de ser ahora un alien a tantas cosas que antes veíamos normal. Te sientes de repente incomprendida y sóla.
La tercera fase es la tristeza. Dejar atrás todo lo construído aquí, sin todavía tener claro si lo que …

Nostos: Ulises vuelve a Ithaca / Ulysses coming back to Ithaca

(Spanish)
A Ulises le llevó diez años poder volver a casa desde Troya tras una serie de vicisitudes. Mi particular odisea ha durado más de ocho años y también ha tenido sus adversidades. Permitidme que haga un resumen de este largo viaje... 
El viaje de Ulises comenzó movidito con los cíclopes arrojando piedras a sus naves y deborando a sus compañeros. En mi caso los "cíclopes" fueron esas empresas que no quisieron contratarme cuando llegué a Ticino, y me arrojaron sus negativas (piedras), una tras otra sin piedad.  Ulises escapó y después de varios eventos, acabó en la isla de Circe, quien los deleitó con vino y queso y se convirtió en su aliada. Nuestros aliados durante el año que vivimos en Ticino fueron Esther y Pablo, quienes nos introdujeron en el mundo del vino. El queso ya nos gustaba de antes jejeje. Después de otros problemas Ulises llega a la isla de Calypso, donde permanece siete años y es liberado sólo gracias a Hermes (dios del olimpo), quien hace ver a Calyps…

Disfrutando lo mejor de cada sitio

A veces cuando viajamos ya sea por placer o por negocio, ya sea para quedarnos temporalmente o sin billete de vuelta, no podemos evitar hacer comparaciones. Que si esto es mejor allí, o esto peor aquí... Muchas veces estas comparaciones son injustas porque nuestra visión es sesgada y probablemente también tengamos algún que otro prejuicio. Por tanto en vez de repetir este comportamiento, deberíamos intentar disfrutar de lo que cada sitio tiene que ofrecernos en este preciso momento. Dejar de buscar referencias y simplemente participar de lo que la vida nos ha puesto aquí y ahora. Desde que estoy intentando practicar este mindfulness, mi perspectiva ha cambiado. Cada cosa puede ser buena en su entorno, cada rincón es una visión diferente de la misma realidad.

Experiencias buenas como expat/emigrante

Pues si, una de las cosas que más valoro de vivir como Expat, es que evidentemente el círculo de amistades es más internacional. Con orgullo puedo decir que aquí hemos hecho amigos de Argentina, Perú, Holanda, Alemania, Hong-Kong, India, Japón, Polonia o Italia por nombrar algunos. Cada cultura que conocemos nos abre a nuevos mundos: nuevas maneras de entender la vida, nuevos sabores,... y nos enriquece. Aprendemos que hay más una solución a un problema, más de una manera de dividir entre lo bueno y lo malo... pero sobretodo nos enseña a escuchar, a escuchar poniendo atención porque lo que el otro tiene que decir de su país es tan importante como lo que yo puedo decir del mío. Es bonito pensar que siempre llevaré conmigo este abanico de diversidad, para darme aire cuando me sienta atrapada en la rancia localidad de una realidad que se me pueda hacer pequeña. Sin duda nos servirá también para aportar nuevas ideas y para enseñar a otros que el universo no termina en la puerta de la cas…

Psychological flexibility

Great video