Ir al contenido principal

Porta-bicis

Hoy desafiando al viento huracanado pero por fin sin lluvia nos hemos atrevido a montar el porta-bicis en el coche. La tarea no ha sido nada fácil, creo que hubiéramos tardado menos en montar un cohete para la NASA que el dichoso objeto para transportar bicis en el coche. Y es que las instrucciones de montaje no eran nada claras, por ejemplo el primer paso ya te liaba diciendo "monte las piezas J y H". A ver si no me has explicado cuántas piezas debe haber en el paquete ni cómo se llama cada una cómo diantres voy a saberlo... Miramos los dibujos, tb sujetos a mejoras de perspectiva, y así fuimos poco a poco completando la información que faltaba de los pasos "explicativos" en plan telegrama. La primera posición no fue bien, una de los puntos de apoyo caía justo sobre el parabrisas trasero y no había forma de que subiendo más arriba se encontrara una posición buena. A quitar todas las correas y volver a ajustar las tuercas. Luego cuando encontramos la segunda posición y parece que se mantiene bien, al subir las bicis resulta que sobresalen más las ruedas por un lateral que por otro y según el dibujo no debería ser así... total que nos ponemos a desmontar las ruedas delanteras para ver si así se puede equilibrar mejor la cosa y nada, como las barras del cuadro están inclinadas no hay forma. Así que salimos con las bicis montadas para ver si aguantaban el trayecto y no las perdíamos por el camino.


 Elegimos una ruta hacia Carona, por una carretera de montaña casi peor que la de los montes de Málaga (es mucho más estrecha y las curvas son ultra-mega-super cerradas), pero las bicis llegaron sanas y salvas, así que prueba superada!
Para celebrarlo nos dimos una vuelta por uno de los senderos para bicis que había por allí, tuve la genial idea de ponerme pantalones blancos. Ya iban bastante sucios con todo el montaje y remeneo que liamos con el porta-bicis, pero en la ruta pasamos por algunos tramos donde había piedras, charcos... y bueno os podéis hacer una idea de cómo acabaron de mierda los pantalones. Ahora les doy con un poco de mistol, lo importante es que pasamos un buen rato.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…

El precio de la integración

Hoy me toca desahogarme otra vez... sí soy una persona habladora y me paso muchos días en el trabajo con voto de silencio porque no tengo gente con la que hablar. Como dice mi hermana mayor existe una diferencia cultural entre Suiza y España muy grande en cuanto a comunicación. En Suiza la gente, para mí, habla demasiado poco y en España la gente simplemente habla demasiado jajaja. Así que vengo de un sitio donde estaba acostumbrada a compartir cosas del día a día con compañeros de trabajo y a un nivel de conversación que ahora aquí no puedo llevar. Y cuando me relajo y sale mi comportamiento natural, me han mirado raro....


Entonces me pregunto, ¿tengo que renunciar a mi forma de ser, a mi naturaleza que me impulsa a actuar como siempre he hecho y que aquí no es comprendida (a veces hasta mal vista) sólo para poder sentirme más integrada? ¿Tengo que intentar ser más como ellos, con su carácter diferente al mío, para que me acepten en su sociedad? Por supuesto uno tiene que seguir las…