Ir al contenido principal

Hablando de multas

Aquí tenemos a dos poliziotti (aquí los llaman así y no es un insulto por ridícula que parezca la palabra) en acción poniendo multas en nuestra calle, como la del pasado diciembre...




... lo que me recuerda que el mes pasado nos llegó otra multa, esta vez por correo, de cierto radar en cierto semáforo que tomó nota de una irregularidad. Pasar un semáforo 0,9 sgs después de que se ponga en rojo (es decir ni un segundo después) equivale a 250 CHF de multa. Tiene gracia que las únicas multas de mi vida me las estén poniendo aquí después de tantos años de buena conducción en España, y no amigos, esta vez me ha tocado pagarla, aunque me parezca una medida desproporcionada e injusta, sobretodo en mi precaria situación económica. En fin, a partir de ahora me convertiré en la super Flanders de la conducción en Suiza, a ver si así no me encuentro más sorpresitas...

Comentarios

  1. La diferencia es que en España no multan cuando se hacen las cosas mal, y en Suiza parece ser que sí!!
    Ánimo y tener más cuidado, que ya ves como se las gastan los suizos...

    ResponderEliminar
  2. A ver, yo estoy a favor de que multen las infracciones sean donde sean, sobretodo a ciertos conductores que yo me sé que cometen ciertas barbaridades, con esa gente sí que hay que tener mano dura porque ponen en peligro la vida de otros gratuitamente, pero yo no me considero una conductora temeraria, más bien todo lo contrario, pienso que mi desliz de 0,9 segundos le puede pasar a cualquier buena persona que cruce un semáforo en ambar, y a mí me enseñaron que en ambar se puede pasar, pero se ve que aquí en suiza ambar y rojo son la misma orden...

    ResponderEliminar
  3. Creo que ahí, es mejor ir en bici

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

El precio de la integración

Hoy me toca desahogarme otra vez... sí soy una persona habladora y me paso muchos días en el trabajo con voto de silencio porque no tengo gente con la que hablar. Como dice mi hermana mayor existe una diferencia cultural entre Suiza y España muy grande en cuanto a comunicación. En Suiza la gente, para mí, habla demasiado poco y en España la gente simplemente habla demasiado jajaja. Así que vengo de un sitio donde estaba acostumbrada a compartir cosas del día a día con compañeros de trabajo y a un nivel de conversación que ahora aquí no puedo llevar. Y cuando me relajo y sale mi comportamiento natural, me han mirado raro....


Entonces me pregunto, ¿tengo que renunciar a mi forma de ser, a mi naturaleza que me impulsa a actuar como siempre he hecho y que aquí no es comprendida (a veces hasta mal vista) sólo para poder sentirme más integrada? ¿Tengo que intentar ser más como ellos, con su carácter diferente al mío, para que me acepten en su sociedad? Por supuesto uno tiene que seguir las…

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…