Ir al contenido principal

Escapada Málaga

Han sido cuatro días muy intensos pero el viaje ha merecido la pena por muchas razones. Más tiempo hubiera supuesto luego más dificultad para adaptarme al ritmo de aquí. Curiosamente cuando estoy allí me adapto con una rapidez tal que me acuerdo de poco o nada de la vida aquí. Y ahora que estoy aquí estos cinco días de escapada parecen de algún sueño lejano... En fin, me ha gustado la experiencia no sólo por el factor sorpresa sino porque he aprovechado para resolver temas pendientes, reencontrarme con una amiga a la que hacía muuucho tiempo no veía, ponerme un poco al día de las vidas de gente que ha significado y significa mucho para mí... también he intentado localizar y quedar con otros pero sin éxito, con eso de aprovechar aunque mi agenda esté a tope... Espero que no se enfaden los que no he avisado, no he podido visitar o simplemente no he querido molestar. La prioridad de esta visita era la familia y todo lo demás lo he ido improvisando un poco, así que no se le puede pedir más a la escapada. Yo estoy contenta de haberla hecho y me ha dejado muy buen sabor de boca. Pena que muchos y muchas sólo se acuerden de mí cuando estoy allí, porque aquí mi vida también sigue existiendo, junto con mis recuerdos y sentimientos. Aunque no sirve de nada reprochar, pues el tiempo es sabio y nos hace la selección natural de las personas importantes en nuestras vidas... 

Comentarios

  1. Nunca estaremos del todo en ningún sitio si diversificamos nuestros tiempos y lugares. Nuestra mente y sentimientos fluctúan según pasan las estaciones y los amores que nos acompañan. Somos el deseo inacabado de nosotros mismos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…

El precio de la integración

Hoy me toca desahogarme otra vez... sí soy una persona habladora y me paso muchos días en el trabajo con voto de silencio porque no tengo gente con la que hablar. Como dice mi hermana mayor existe una diferencia cultural entre Suiza y España muy grande en cuanto a comunicación. En Suiza la gente, para mí, habla demasiado poco y en España la gente simplemente habla demasiado jajaja. Así que vengo de un sitio donde estaba acostumbrada a compartir cosas del día a día con compañeros de trabajo y a un nivel de conversación que ahora aquí no puedo llevar. Y cuando me relajo y sale mi comportamiento natural, me han mirado raro....


Entonces me pregunto, ¿tengo que renunciar a mi forma de ser, a mi naturaleza que me impulsa a actuar como siempre he hecho y que aquí no es comprendida (a veces hasta mal vista) sólo para poder sentirme más integrada? ¿Tengo que intentar ser más como ellos, con su carácter diferente al mío, para que me acepten en su sociedad? Por supuesto uno tiene que seguir las…