Ir al contenido principal

6 años en Suiza (segunda parte)

Continuando con mi entrada anterior... después de los dos primeros años, el ritmo se normaliza. Empiezas a sentirte más cómodo y confiado en muchas tareas cotidianas como a la hora de gestionar una reparación del coche por ejemplo, o reclamar algo en el supermercado. El idioma todavía tiene rincones por descubrir pero empiezas a pillarle el truco, o la gente te pilla el truco a ti para saber lo que quieres decir, aunque no lo digas bien :P Como el "guiri" que se tira 20 años diciendo "el comida estaba gusto" y como la gente lo entiende, se siente orgulloso de su "buen castellano" ¬_¬. Efectivamente atraviesas por un estancamiento lingüístico, sabes comunicarte y más o menos entiendes la idea que te quieren transmitir cara a cara o por teléfono, pero salir de ese estado es difícil porque requiere una inversión de estudio mayor de la que uno dispone trabajando al 100% y teniendo los fines de semana ocupados con salidas y eventos. Si, te empiezan a invitar que si a fiestas de cumpleaños, a aniversarios, bodas y también despedidas. Despedidas, porque la movilidad en la comunidad de extranjeros es grande, así que muchos de esos amigos que empezaban a colarse en tu círculo, se acaban marchando a otro sitio. Así que la relación que llevabas cultivando esos primeros tres años y empezaba ya a tomar forma, de repente se rompe y supone un desgarro emocional. Si, al principio intentas mantener contacto incluso con la distancia, pero al faltar una base firme muchas veces no funciona. Como consecuencia, al empezar de nuevo el ciclo de amistad con otra persona, ya no te entregas tanto como al principio, porque asumes que no va a durar muy probablemente. Pierdes un poco la fe en poder formar una buena amistad en el ambiente expat. A pesar de que este caso sea el más común, también diré para lanzar un argumento más optimista, que en mi experiencia particular he tenido la suerte de encontrar algunas personas que si que se han ganado acceso a la zona "VIP" de mi corazón y ese vínculo ya es irrompible.
(origen de la imagen)

¿Se consigue la integración o no? Es una buena pregunta que no tiene una fácil respuesta.... Depende. Depende de cómo te sientas... yo entiendo la integración como una percepción personal en la que no te sientes menos por ser inmigrante y ves que los demás te tratan igual que si fueras uno local. Si me aferro a esta definición, entonces diré que sólo en determinados momentos y ocasiones particulares me he sentido "integrada", pero no lo veo como un "status" sino mas bien como un sentimiento y los sentimientos cambian dependiendo de muchos factores. Por poner un ejemplo concreto, jamás me he sentido "integrada" a nivel salarial, nadie lo habla pero todo el mundo sabe que es una práctica común la de pagar menos a un extranjero que a un suizo por el mismo trabajo y teniendo el mismo perfil. También aquí sabe todo el mundo pero nadie lo discute, que a las mujeres se les paga menos salario porque se pueden quedar embarazadas... en fin, estas son algunas de las cosas que empiezas a descubrir cuando llevas suficiente tiempo en Suiza y te dejan un sabor amargo. Próximo y último capítulo... "la desintegración" XD

Comentarios

  1. Te entiendo muy bien Rosi pero es lo que hemos escogido y pa' lante. La vida es bella!

    ResponderEliminar
  2. No siempre se escoge lo que se tiene porque, ese se tiene cuando se escogió, parecía otra cosa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…

El precio de la integración

Hoy me toca desahogarme otra vez... sí soy una persona habladora y me paso muchos días en el trabajo con voto de silencio porque no tengo gente con la que hablar. Como dice mi hermana mayor existe una diferencia cultural entre Suiza y España muy grande en cuanto a comunicación. En Suiza la gente, para mí, habla demasiado poco y en España la gente simplemente habla demasiado jajaja. Así que vengo de un sitio donde estaba acostumbrada a compartir cosas del día a día con compañeros de trabajo y a un nivel de conversación que ahora aquí no puedo llevar. Y cuando me relajo y sale mi comportamiento natural, me han mirado raro....


Entonces me pregunto, ¿tengo que renunciar a mi forma de ser, a mi naturaleza que me impulsa a actuar como siempre he hecho y que aquí no es comprendida (a veces hasta mal vista) sólo para poder sentirme más integrada? ¿Tengo que intentar ser más como ellos, con su carácter diferente al mío, para que me acepten en su sociedad? Por supuesto uno tiene que seguir las…