Ir al contenido principal

Ciega por un día

Si la experiencia mística del 2010 fue la visita a Google, este año la cosa ha comenzado fuerte, con una que va a ser difícil de superar... Para los que no lo sepan, estoy colaborando de voluntaria en una asociación de ciegos una vez a la semana haciendo manualidades. Ayer fue el curso de sensibilización a la problemática de los ciegos para ayudarnos a entender mejor su situación y aprender de qué modo debemos tratarlos. Me pareció muy interesante escuchar tantos tópicos que tenemos hacia ellos, conocer a gente que hacía otro tipo de voluntariado y también escuchar la historia de dos personas que se quedaron ciegas en un momento de sus vidas por diferentes razones. Sin embargo nos esperaba una sorpresa en la comida, iban a invitarnos a comer pero... en la más absoluta oscuridad!! Efectivamente esta asociación dispone de una sala totalmente acondicionada de manera que cuando entras, aunque tengas los ojos abiertos no se ve absolutamente nada, sólo una inmensa y escalofriante homogenea negrura. Al principio cuando entramos, el shock fue tremendo, ibamos agarrados uno detrás de otro. Guiaba por supuesto el monitor del curso que, aunque tampoco podía ver nada, habia entrado antes en la sala con luz y sabía la distribución de las mesas y sillas. Eramos un grupo de 8 voluntarios "videntes" y 2 ciegos, pero allí dentro todos eramos iguales. Como digo al principio me sentía totalmente desamparada, lo que hacía que te aferraras más a la persona delante tuya porque es tu única referencia. Tu cómodo mundo de imágenes se transforma de repente en un mundo de sonidos, no tienes ninguna referencia sólo voces, ruidos que te disturban porque no sabes si te están hablando a ti o no, quienes son, dónde están... Nos ayudaron a sentarnos y la inseguridad era tan tremenda que tuve que tomar contacto fisico con los que estaban sentados a mi lado y en frente mía para estar segura de dónde estaba cada persona que se dirigía a mi. La incomodidad fue desapareciendo conforme te ibas habituando a las voces, e ibas haciendo un mapa mental de dónde debían estar situadas esas personas y quienes eran... 

Llegó la hora de comer, decidí probar a usar los cubiertos, aunque otros se decantaron por usar las manos (total nadie podía verlos jajaja) y descubrí que la mejor forma de comer cuando no puedes ver lo que estas comiendo es primero usar las manos para tocar el contorno del plato y tener una idea de los límites, luego usar el tenedor a modo de cuchara y acercar el plato más a la boca para que no se te caiga (como los chinos comiendo arroz con palillos q se acercan el cuenco). De este modo pude comer bastante bien los dos platos que nos pusieron, ensalada y arroz. Eso sí, los ingredientes exactos no puedo decir cuáles eran, creo q la ensalada llevaba apio o hinojo pero no estoy segura... Y la macedonia fue un misterio, creo q algunos trozos sabian a manzana o uva pero lo mismo, no estamos acostumbrados a identificar la comida sólo por el sabor y la textura así que sólo sé q estaba muy buena pero no sé exactamente qué frutas estaba comiendo... Lo peor sin duda fue la bebida, servir a ciegas un vaso de vino no es nada fácil. La primera vez por miedo a derramarlo me eché muy poco y la segunda vez, ya me dijeron que el truco es meter el dedo dentro de tu vaso, para así saber cuando está lleno. Total que me pongo a ello y voy muy despacio inclinando la botella, esperando q de un momento a otro caiga el líquido,... nada, no cae nada, pienso q igual los otros han bebido mucho y no queda casi vino en la botella, sigo inclinando y vuelco totalmente la botella boca abajo sin que salga nada. Me digo que igual la botella está vacía pero por el peso en mi mano no lo parece .. hasta que me da por tocar la parte de arriba y descubrir que tenía el tapón puesto XDDDDDD Me tiré minuto y medio haciendo el lila con el vaso y la botella de vino cerrada jajaja Menos mal que nadie me veía jajaja Por fin abro la botella y me echo un vaso, me parece q lo he ejecutado perfectamente sin derramar nada pero... cuando continuo comiendo descubro con las manos algo mojado debajo del plato y parte de mi servilleta de papel tb. Así que me doy cuenta que la operación no ha sido tan perfecta como yo había pensado y he pringado de vino parte de mi mesa. Lo limpio.

Cuando finalmente después de dos horas salimos de la habitación, la luz me molestaba tanto q tuve que ponerme las gafas de sol dentro de una habitación normal sin sol directo.

Conclusión: todo nuestro sistema de referencia y orientación en la vida se basa en la vista y en las imágenes al 90%. Cuando nos quitan esto, tenemos un sistema nuevo basado en dos componentes, el orientamiento a través de los sonidos y un mapa de asociación, y en las referencias cercanas que se obtienen por el tacto directo. La comunicación se siente mejor cuando estableces contacto con la otra persona, por ejemplo tocándole un brazo. También si quería hablar a alguien tenía que llamarlo primero por su nombre porque de otro modo no sabía si me dirigía a él o a otro. Curioso. Se desarrolla la memoria por mímica una barbaridad, al final movía el brazo automáticamente al sitio exacto donde había dejado el vaso antes. Con lo cual el desorden no es una alternativa para una persona ciega porque si cambias algo de sitio automáticamente le estas cambiando su punto de referencia. Y repito que el mundo se vuelve muy ruidoso y resulta difícil filtrar aquellos sonidos relevantes de los irrelevantes. 

¿A qué es una experiencia increíble y maravillosa?

Comentarios

  1. Realmente una experiencia alucinante. Creo que todos deberíamos pasar por ella.

    ResponderEliminar
  2. Es un privilegio compartir un mundo sin luz con los propietarios de él, y encontrar lo maravilloso que puede ser, ver con otros sentidos diferentes a la vista.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué experiencia tan interesante y qué bien lo cuentas! Deberías dedicarte a la literatura o, por lo menos, al periodismo, Rosa. Escribir es otro de tus múltiples talentos ;)

    ResponderEliminar
  4. jajaja gracias por los piropos pero no me considero tan talentosa, sino ya estaría ganando billetes como la J.K. Rowling jajaja

    ResponderEliminar
  5. Que experiencia más interesante!!!y que haceis exactamente en el taller de manualidades, que acción mas buena

    ResponderEliminar
  6. En el taller depende de la época del año, carnavales, semana santa, navidades... hacen cosas tanto para ellos mismos, como encargos, por ejemplo hay un grupo específico que restaura sillas de mimbre...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

El precio de la integración

Hoy me toca desahogarme otra vez... sí soy una persona habladora y me paso muchos días en el trabajo con voto de silencio porque no tengo gente con la que hablar. Como dice mi hermana mayor existe una diferencia cultural entre Suiza y España muy grande en cuanto a comunicación. En Suiza la gente, para mí, habla demasiado poco y en España la gente simplemente habla demasiado jajaja. Así que vengo de un sitio donde estaba acostumbrada a compartir cosas del día a día con compañeros de trabajo y a un nivel de conversación que ahora aquí no puedo llevar. Y cuando me relajo y sale mi comportamiento natural, me han mirado raro....


Entonces me pregunto, ¿tengo que renunciar a mi forma de ser, a mi naturaleza que me impulsa a actuar como siempre he hecho y que aquí no es comprendida (a veces hasta mal vista) sólo para poder sentirme más integrada? ¿Tengo que intentar ser más como ellos, con su carácter diferente al mío, para que me acepten en su sociedad? Por supuesto uno tiene que seguir las…

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…