Ir al contenido principal

Las tres primeras fases de la vuelta

El proceso de la vuelta requiere muchos desafíos a nivel psicológico y ahora que lo estoy viviendo en primera persona, me gustaría compartir con vosotros algunas de las fases que estoy descubriendo. 

La primera fase es la euforia. Después de digerir un poco la noticia y seguir sin creértelo, se siente como una especie de subidón de energía. El haber conseguido algo después de tanto esfuerzo nos produce esa alegría o satisfacción personal. Esta euforia también puede provocar un poco de vértigo.

La segunda fase ha sido la negación. Hay personas q sienten esta fase más tarde, pero en mi caso incluso antes de regresar he podido sentir durante algunas semanas un sentimiento casi de rechazo a la vuelta. ¿Voy a encajar de verdad en esa nueva realidad? El sentimiento de no pertenecer, de ser ahora un alien a tantas cosas que antes veíamos normal. Te sientes de repente incomprendida y sóla.

La tercera fase es la tristeza. Dejar atrás todo lo construído aquí, sin todavía tener claro si lo que vamos a recibir con la vuelta merecerá la pena, produce una sensación de sacrificio sin garantías. A mí me genera mucho cansancio el tener que realimentar una y otra vez la energía necesaria para el cambio. Y quizás este cansancio, junto con el sentimiento de soledad de la fase anterior, al final se convierte en tristeza. Me siento triste y no sé muy bien por qué.

Estoy segura de que vendrán más etapas. Ya os contaré más adelante. El barco de Ulises está a punto de llegar a puerto.

(origin of the picture)

Comentarios

  1. He llegado a este blog no sé bien cómo mientras me enfrento a mí últimas cuatro semanas en Ámsterdam tras vivir aquí casi tres años y todo el rato quiero llorar aunque no termina de suceder. Reconforta mucho saber que hay gente que ha vivido lo mismo, qué procesos extraños vivimos creyendo que los vivimos solos, pero hay tanta otra gente en silencio!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

Das Leben ist eine Chance

Das Leben ist eine Chance, nutze sie.
Das Leben ist schön, bewundere es.
Das Leben ist eine Traum, verwirkliche ihn.
Das Leben ist eine Herausforderung, nimm sie an.
Das Leben ist kostbar, geh sorgsam damit um.
Das Leben ist ein Reichtum, bewahre ihn.
Das Leben ist ein Rätsel, löse es.
Das Leben ist ein Lied, singe es.
Das Leben ist ein Abenteuer, wage es.
Das Leben ist Liebe, geniesse sie.

(Mutter Theresa)

(origin of the image)

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…