Ir al contenido principal

Nostos: Ulises vuelve a Ithaca / Ulysses coming back to Ithaca

(Spanish)

A Ulises le llevó diez años poder volver a casa desde Troya tras una serie de vicisitudes. Mi particular odisea ha durado más de ocho años y también ha tenido sus adversidades. Permitidme que haga un resumen de este largo viaje... 

El viaje de Ulises comenzó movidito con los cíclopes arrojando piedras a sus naves y deborando a sus compañeros. En mi caso los "cíclopes" fueron esas empresas que no quisieron contratarme cuando llegué a Ticino, y me arrojaron sus negativas (piedras), una tras otra sin piedad. 
Ulises escapó y después de varios eventos, acabó en la isla de Circe, quien los deleitó con vino y queso y se convirtió en su aliada. Nuestros aliados durante el año que vivimos en Ticino fueron Esther y Pablo, quienes nos introdujeron en el mundo del vino. El queso ya nos gustaba de antes jejeje.
Después de otros problemas Ulises llega a la isla de Calypso, donde permanece siete años y es liberado sólo gracias a Hermes (dios del olimpo), quien hace ver a Calypso que no es el destino de Ulises estar con ella para siempre. Nuestra "Calypso" ha sido Berna, ciudad que también nos ha enamorado durante siete años hasta que mi "Hermes" particular (disfrazado de oferta laboral) por fin ha llegado a liberarme.
Durante su viaje, Ulises tiene que evitar caer en las tentaciones, como los cantos de las Sirenas y los Lotophagi (devoradores de flor de loto que permanecen narcotizados en una pacífica apatía). En mi caso he tenido que resistirme a las ofertas de trabajo que me han ofrecido en otros paises de Europa (mis "Sirenas" particulares han sido los recruiters) y a puestos aquí en Berna que prometían suculentos salarios (el dinero puede convertirse en ese "loto" que te adormece y te impide escapar).

Y con estas metáforas quiero concluir diciendo que aunque nuestra aventura suiza no la definiría como apacible, es cierto que volvemos a "Ithaca" más fuertes. Hemos pasado muchas pruebas, momentos difíciles, y ha sido duro afrontarlos desde el exilio con poca o ninguna ayuda. Hemos crecido en muchos aspectos y no tengo miedo a los nuevos desafíos que nos esperan en casa. 

"Penélope, Telémaco! Id preparando mi arco. Ulises vuelve a Ithaca!"

(English)

It took Ulysses ten years to come back home from Troy after many difficulties. My particular odyssey has taken me more than eight years and also faced adversities. Let me make a summary of this long journey...

The journey of Ulysses started already with some fun due to the Cyclops throwing stones to his ships and eating his men. My "Cyclops" in Tessin were the companies that did not want to hire me and threw to me one rejection (stone) after another without mercy.
Ulysses managed to escape to Circe's island where she delighted them with wine and cheese, becoming his ally. Our allies during our first year in Tessin were Esther and Pablo, who introduced us into the world of wine. We already liked cheese ;)
After several problems, Ulysses arrived to Calypso's island, where he remained seven years. He was finally released thanks to Hermes (an Olympian god), who convinced Calypso that it was not Ulysses' destiny to remain there forever. Our "Calypso" was Bern, the city that won our love during seven years til my "Hermes" (disguised as a job offer) finally managed to free me.
Ulysses was challenged during his journey by many temptations, such as the Sirens and the Lotus-eaters (the lotus flower had a narcotic effect causing them a peaceful apathy). In my case, I had to resist the job offers to work in other European countries (my "Sirens" were the recruiters), and positions here in Bern with promising high salaries (money can become the "lotus flower" that makes you sleepy and stops you from escaping). 

With these metaphors I want to finish saying that, though our swiss adventure was not a path of roses, we return to "Ithaca" stronger. We went through many probes, difficult moments, and it was hard to face them from the exile with few or no help at all. However we grew in many aspects and I have no fear of the new challenges that are waiting for us at home.

"Penelope, Telemachus! Prepare my bow. Ulysses is coming back to Ithaca!"

(origin of the picture)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…

El precio de la integración

Hoy me toca desahogarme otra vez... sí soy una persona habladora y me paso muchos días en el trabajo con voto de silencio porque no tengo gente con la que hablar. Como dice mi hermana mayor existe una diferencia cultural entre Suiza y España muy grande en cuanto a comunicación. En Suiza la gente, para mí, habla demasiado poco y en España la gente simplemente habla demasiado jajaja. Así que vengo de un sitio donde estaba acostumbrada a compartir cosas del día a día con compañeros de trabajo y a un nivel de conversación que ahora aquí no puedo llevar. Y cuando me relajo y sale mi comportamiento natural, me han mirado raro....


Entonces me pregunto, ¿tengo que renunciar a mi forma de ser, a mi naturaleza que me impulsa a actuar como siempre he hecho y que aquí no es comprendida (a veces hasta mal vista) sólo para poder sentirme más integrada? ¿Tengo que intentar ser más como ellos, con su carácter diferente al mío, para que me acepten en su sociedad? Por supuesto uno tiene que seguir las…