Ir al contenido principal

Berna

Por fin hemos conocido la capital de Suiza, sí, he dicho bien, la capital no es Zurich como mucha gente piensa (incluída yo misma alguna vez jajaja). Ha sido un fin de semana lleno de descubrimientos y he de decir que la ciudad rivaliza ahora con Basilea en mi ranking de ciudades suizas preferidas. Eso sí se ve mucho más ambiente izquierdosillo que en Basilea, para empezar te encuentras fácilmente en cualquier paseo por el centro de la ciudad a algún hippy descalzo, pintadas reivindicativas, gays y gente que viste como le da la gana sin que nadie se asuste, etc. incluso el domingo vimos a un chaval q no tendría más de 17 años fumando un puro a lo Sara Montiel! XD Estuvimos en un par de pubs alternativos que nos recomendó una amiga y la verdad q se respira un aire muy diferente al de Lugano, mucho más conservador en este aspecto, y no hablo sólo de la forma de vestir. Por las noches habia cantidad de bares y restaurantes abiertos hasta altas horas de la noche y gente paseando de aquí para allá porque la temperatura era agradable.

Durante el día nos hizo bastante calor, por eso provamos un día la atracción acuática de la ciudad: bañarse en el río. El río tiene tal corriente q no puedes quedarte quieto en ninguna parte, así q la gente se tira desde una parte se sube por otra y vuelve andando para repetir. Fuimos a la zona para principiantes que resultó ser un parque todo acondicionado con cesped, piscinas para niños, zonas para poner tus toallas, duchas, baños, taquillas, cambiadores.... bueno lo de los cambiadores hay gente q no los necesita, porque me quedé con la boca abierta al pasar junto a la zona y ver una mujer, no muy mayor, que te había quitado la ropa de calle y en pelota picada se estaba poniendo el bikini sin ningún tipo de miramientos hacia la muchedumbre de gente que circulaba de aquí para allá.... Ah otra cosa q me llamó la atención es que la gente dejaba en las toallas sus cosas y se iba a bañarse al rio sin vigilarlas ni preocuparse. Vi a una pareja llegar con su gran bolso y sus dos cascos de moto, dejarlo todo allí y largarse tranquilos andando río arriba. Claro luego llegan así de confiados a la costa del sol y les roban hasta las bragas XD

No nos dió tiempo de visitar la casa de Einstein pero sí el parlamento suizo, q además era gratis entrar. Sólo visitas guiadas en grupo cada cierto tiempo y con una segurata q se encarga siempre q no quede ningún rezagado ni se meta nadie donde no debe. A nosotros nos tocó la guia en francés así q yo como me aburría, de vez en cuando intentaba ver otras cosas, haciendo que la segurata trabajara jajaja El momentazo fue cuando entramos a la cámara de las votaciones, nos sentamos todos en la sala semicircular desperdigados y nosotros fuimos a la última fila con tal acierto de sentarnos al lado de un sitio en el que por debajo descubrí un misterioso archivador. El archivador contenía leyes federales y cosas políticas, lo abrí con disimulo para cotillear, pero de pronto observo unas páginas diferentes y voilá encuentro que había escondida una revista dentro del archivador jajaja me imaginé en ese momento al parlamentario de turno, haciendo como q está mirando un archivador de leyes (para q la gente piense, mira qué aplicado) y luego en realidad está leyendo la revista XDDD

Más cosas interesantes... pues nos topamos con un mini festival de Toblerone donde daban mini toblerone gratis y participabas en diferentes actividades para un sorteo final. Aquí aprovecho para decir que estoy empezando a aborrecer el chocolate, de verdad, está rico, pero ya tantas degustaciones y ofertas me están saturando, asi q me parece necesito un descanso...  Hay un servicio gratuito de préstamo de bicis por 4 horas, si te quedas más rato con ellas pagas un franco la hora q tampoco es mucho. Así q la mañana del domingo es lo q hicimos, recorrernos la ciudad en bici, sobretodo las afueras q nos quedaban por ver. Hay aparcamientos para bicis por todas partes y mucha cultura de dicho medio de transporte, creo q más que en Zurich y Basilea.

Bueno no me enrollo más pues Berna da mucho de qué hablar... intentaremos subir fotos pronto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…

El precio de la integración

Hoy me toca desahogarme otra vez... sí soy una persona habladora y me paso muchos días en el trabajo con voto de silencio porque no tengo gente con la que hablar. Como dice mi hermana mayor existe una diferencia cultural entre Suiza y España muy grande en cuanto a comunicación. En Suiza la gente, para mí, habla demasiado poco y en España la gente simplemente habla demasiado jajaja. Así que vengo de un sitio donde estaba acostumbrada a compartir cosas del día a día con compañeros de trabajo y a un nivel de conversación que ahora aquí no puedo llevar. Y cuando me relajo y sale mi comportamiento natural, me han mirado raro....


Entonces me pregunto, ¿tengo que renunciar a mi forma de ser, a mi naturaleza que me impulsa a actuar como siempre he hecho y que aquí no es comprendida (a veces hasta mal vista) sólo para poder sentirme más integrada? ¿Tengo que intentar ser más como ellos, con su carácter diferente al mío, para que me acepten en su sociedad? Por supuesto uno tiene que seguir las…