Ir al contenido principal

Seconda visita

Esta segunda bajada me he sentido un poco diferente, a veces recordaba que también tenía hogar aquí y echaba de menos algunas cosas. Me ha sorprendido la rapidez de adaptación, cómo nos manejábamos casi instintivamente por la casa a pesar de hacer tantos meses que no la pisábamos y hemos disfrutado más que nunca de la tranquilidad que reinaba en el entorno. Los encuentros con familiares y amigos fueron in crescendo hasta tal punto que llegué a tener en una misma tarde cuatro citas diferentes en cuatro lugares diferentes. El hecho de que no pare de sonarte el móvil, de ir corriendo a todos los sitios y llegar tarde, me ha servido para darme cuenta de que hay que tomarse las cosas a otro ritmo. Así que para viajes futuros voy a tener que limitar más la agenda por mi propia salud y porque no se disfruta lo mismo. Eso sí, me ha encantado charlar como si no estuviera a kilómetros de la gente que quiero, compartir pequeños momentos, como esa ruta senderista por la sierra de mijas comiendo luego buñuelos en el pueblo plagado de turistas japoneses. He visto a gente que no pude ver en Junio y que se han alegrado mucho de saber de mí. Me han cebado con comida, me han invitado (gracias M.d.Mar, ya me vengaré, ya...),... y han saltado las emociones en más de una ocasión. Creo que ya lo adivináis pero aún así lo repito... os quiero mucho, así que seguid dejándome disfrutar de vuestra compañía en el futuro.

UN SUPER-CACHO-MEGA-PEASO DE ABRAZO A TODOS LOS Q ME DAIS TANTO AMOR

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas buenas y malas de Suiza (1/2)

Uff ¿Por dónde empezar? Bueno empezaremos con las cosas malas y luego diremos las buenas para cerrar la entrada con buen sabor de boca :)

Cosas que podrían mejorar
Ser más directos. A la mayoría de los suizos les dá una fatiga enorme decirle a alguien a la cara o por teléfono algo negativo. Evitan el conflicto a toda costa y darán ochenta mil vueltas para no tener que hablar directamente con la persona o pondrán mil excusas para no mostrar su verdadera opinión. Un ejemplo típico, cuando echas una solicitud para alquilar un piso y esperas una respuesta tipo: SI o NO, te puedes encontrar que nunca te digan ni SI ni NO y te pongan mil excusas de que necesitan comprobar no se qué documentos, o que la persona en cargo no está, etc. etc. En vez de decirte a la cara un "NO" y punto, le dan mil vueltas al asunto. A mi me parece una comunicación de lo más ineficaz.La neutralidad no siempre es la postura ideal. Hay temas que despiertan emociones y reacciones en nosotros. Como personas h…

¿Qué hago aquí?

Ésa es la pregunta que alguna que otra vez me ha pasado por la cabeza. Estoy aquí esforzándome por aprender un idioma, por entender las leyes y las costumbres, por adaptarme .... No puedes pedir ayuda porque aquí no tienes ni a la familia ni a los amigos para pedirles favores... en definitiva vivir aquí requiere un consumo de energía mucho mayor que si viviera en mi país de origen, donde todo sería más fácil.... entonces ¿por qué? ¿por qué he de seguir luchando? ¿No sería más cómodo intentar encontrar ese soñado equilibrio en otro lugar? Como me ha dicho una amiga, al emigrar, con el tiempo tiendes a quedarte con los recuerdos buenos del lugar de donde te fuiste. Piensas que allí te querían más o conseguías más. Haces un filtrado olvidando los malos tiempos pero te olvidas que allí también hubo tormentas y no siempre proclamaste ser féliz, de ahí que te fueras. Si volviera a mi país de origen, ¿podría ser féliz o las cosas ya no serían igual porque yo he cambiado y mi entorno allí ta…

El precio de la integración

Hoy me toca desahogarme otra vez... sí soy una persona habladora y me paso muchos días en el trabajo con voto de silencio porque no tengo gente con la que hablar. Como dice mi hermana mayor existe una diferencia cultural entre Suiza y España muy grande en cuanto a comunicación. En Suiza la gente, para mí, habla demasiado poco y en España la gente simplemente habla demasiado jajaja. Así que vengo de un sitio donde estaba acostumbrada a compartir cosas del día a día con compañeros de trabajo y a un nivel de conversación que ahora aquí no puedo llevar. Y cuando me relajo y sale mi comportamiento natural, me han mirado raro....


Entonces me pregunto, ¿tengo que renunciar a mi forma de ser, a mi naturaleza que me impulsa a actuar como siempre he hecho y que aquí no es comprendida (a veces hasta mal vista) sólo para poder sentirme más integrada? ¿Tengo que intentar ser más como ellos, con su carácter diferente al mío, para que me acepten en su sociedad? Por supuesto uno tiene que seguir las…